La pionera decisión aprobada por la Comunidad Andina para la protección de sus marcas país

abril 2021

Desde hace unos cuantos años atrás se habla mucho y muy a menudo de la “marca país”. Un término que, como su propio nombre indica, se refiere a la distinción y el reconocimiento de un país en concreto. Pero en el ámbito de la Propiedad Industrial e Intelectual, su concepto y definición va mucho más allá.

¿Qué es una marca país?

La marca país es la propuesta de valor que ofrece un país a sus visitantes e inversores y se refiere al valor intangible de la reputación e imagen de marca de dicho país en cuestión, a través de múltiples y diversos aspectos como, por ejemplo: sus productos típicos, la cultura, el turismo, los deportes y cualesquiera otras características que los defina y sea distintiva del territorio.

Este término nació de la necesidad de los gobiernos y de los sectores empresariales de generar una identidad territorial propia frente al resto de los mercados internacionales, cuya estrategia es posicionarse como referencia en el origen de sus productos, cultura, turismo, empresas, etc., en el mercado global.

Es exactamente lo mismo que ocurre con una empresa que vende un producto determinado, y busca, con su marca, distinguirse en el mercado de los competidores y ser reconocida por los consumidores.

Algunos ejemplos de marca país son:

Argentina: que presentó su marca país por primera vez y su primer logo en el año 2005.

España: con Spain is different, por un lado,o Marca España, por otro, política de estado esta última gestionada por el Alto Comisionado del Gobierno.

Perú: Hay un Perú para cada quien, marca lanzada en el año 2010, cuyo lema está basado en la variada y rica oferta que ofrece el país a sus visitantes y a sus inversores.

Colombia: La respuesta es Colombia, marca lanzada en el año 2011.

Costa Rica: Esencial Costa Rica, o Costa Rica Esencial fue lanzada en 2013 mediante el Decreto Ejecutivo nº 37669 de 22 de marzo del mencionado año.

Honduras: La Marca País Honduras,nació en el año 2015, bajo la alianza “Honduras, somos para ti”.

A raíz de estas marcas país, que suponen un gran activo empresarial, cultural y proteccionista para cada territorio en cuestión, ha sido pionera en Latinoamérica la Comunidad Andina en adoptar la primera decisión por lo que a su territorio se refiere, en referencia a esta materia.

Decisión 876 de la Comunidad Andina para un Régimen Común de la Marca País

La Comunidad Andina, cuyos Países Miembros son Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, ha aprobado el pasado 23 de abril de 2021 la Decisión por la que se regula el régimen común de las marcas país dentro de todo su territorio.

Esta norma comunitaria, que se viene trabajando en el Comité Andino ad hoc de Propiedad Intelectual desde el año 2017, es pionera sobre la materia. Su objeto, como acabamos de mencionar, es establecer un régimen común andino para la protección de las marcas país de los Países Miembros que forman la Comunidad.

En esta decisión se establecen los criterios básicos en relación a este régimen, como, por ejemplo, cuándo otorgar protección a las marcas país de terceros países, el procedimiento para su protección, qué constituye exactamente una marca país en la Comunidad Andina, la cantidad y variantes de marca país que cada territorio quiera y pueda proteger, así como los derechos de los titulares de la marca país en cuestión.

¿Qué supone esta decisión para la Comunidad Andina? Puntos clave:

A continuación, realizaremos una enumeración de los puntos más importantes que supone la adopción de esta Decisión por parte del a Comunidad Andina:

Se permite la protección de una marca país de un País Miembro en otro País Miembro, siempre y cuando se cumpla con los plazos establecidos y con lo dispuesto en el formulario que el país en cuestión deberá cumplimentar, facilitado por la propia Decisión en su Disposición Final Cuarta.

Al igual que ocurre con los signos distintivos de los diferentes productos o servicios, la oficina nacional competente podrá objetar la protección de una marca país cuando esta: a) sea idéntica o contenga una marca o lema comercial, previamente protegido o solicitado, salvo que quien solicite la protección sea el mismo titular o persona autorizada; b) reproduzca, imite o contenga una indicación geográfica o denominación de origen protegida, que no sea del País Miembro que comunica la marca país; c) consista en el nombre de comunidades indígenas afroamericanas o locales, las denominaciones, las palabras, letras, caracteres o signos utilizados para distinguir sus productos, servicios o la forma de procesarlos, o que constituyan la expresión de su cultura o práctica, salvo que la solicitud de protección sea presentada con su consentimiento expreso; y d) sea contraria a la moral, al orden público o a las buenas costumbres.

La marca país se protegerá desde la fecha en que la autoridad nacional competente del País Miembro reciba la comunicación donde se solicita la protección.

La marca país será protegida por tiempo indeterminado, y, además, será imprescriptible e inembargable.

Las marcas país no estarán sujetas a ningún requisito de uso como condición para mantener su protección

Cada País Miembro determinará las políticas y normas relativas al uso de sus marcas país, y establecerá el procedimiento y condiciones para solicitar y obtener la autorización para usar sus marcas país tanto en el interior como en el extranjero.

La oficina nacional competente denegará, bien de oficio, o bien a petición de parte, el registro de cualquier signo distintivo que sea idéntico o similar a una marca país protegida de conformidad con la Decisión.

Los Países Miembros podrán impedir o hacer cesar cualquier uso de un signo que sea idéntico o similar a su marca país protegida, considerándose uso: el uso en el comercio, el uso en cualquier medio de comunicación o de difusión, la fabricación de documentos, etiquetas, envases, envolturas, embalajes y otros elementos o materiales que reproduzcan o contengan una marca país o un signo semejante, así como comercializar o detentar tales elementos o materiales; y cualquier uso que pudiera indicar un vínculo o asociación con la marca país objeto de protección.

La oficina nacional competente tendrá que iniciar de oficio el procedimiento administrativo correspondiente cuando conociese de una infracción de una marca país protegida en el territorio de su competencia, cuando su uso se realice sin contar con autorización expresa. Pudiendo ordenar, cuando así lo considere oportuno: el cese de los actos que constituyen la infracción, la retirada de los circuitos comerciales de los productos y materiales constitutivos de la infracción, la prohibición de importar o exportar dichos productos o materiales, la adopción de medidas necesarias para evitar la continuación o la repetición de la infracción, así como la publicación de la resolución y notificación a las personas interesadas, a costa de infractor.

Y de misma aplicación será lo anterior, cuando se trate de la adopción de medidas cautelares.

La acción por infracción de una marca país prescribirá a los cinco años contados desde que se cometió la infracción por última vez.

Y añade la Decisión, en su Disposición Final Segunda que la protección conferida en virtud de la misma, no afectará a la protección que los Países Miembros confieran conforme al artículo 6ter del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial.

Se trata de una Decisión muy completa y determinante que pretende cubrir aquellos puntos ciegos donde pueda existir la posibilidad de que surja un conflicto, para obtener y contribuir de este modo a una mayor protección y rendimiento de las marcas país que forman parte de la Comunidad Andina, siendo esta una decisión pionera en Latinoamérica.

Eduardo Zamora | Sara del Río