La nueva Ley de Propiedad Industrial en Chile: cambios esenciales

mayo 2021

El pasado mes de abril se aprobó en Chile por la Cámara de Diputados el nuevo proyecto de Ley de Propiedad Industrial tras más de dos años de tramitación en el Congreso Nacional. Este Proyecto, que ahora será despachado al Ejecutivo, entrará en vigor con la publicación de su Reglamento en el Diario Oficial, seis meses después de su promulgación.

En los últimos tiempos, la Propiedad Industrial e Intelectual no ha dejado de evolucionar, por lo que, consecuentemente, la legislación de dicha materia en los diferentes países de todo el mundo también ha tenido que dar unos cuantos pasos hacia delante. Chile, no se ha quedado atrás.

Con 129 votos a favor, 1 en contra y 1 abstención, la Cámara de Diputados ha aprobado este proyecto de Ley, conocido como la “Ley Corta”, que actualiza el sistema nacional de propiedad industrial y cuyos objetivos principales son: facilitar la tramitación, modernizar los procesos y, sobre todo, contribuir a la armonización de los estándares internacionales.

¿Cuáles son los principales cambios y novedades?

Varios son los cambios, y además fundamentales, que esta nueva Ley chilena realizará en materia de Propiedad Industrial enfocados a, como decíamos, otorgar una mayor protección y observancia de estos derechos y el establecimiento de procedimientos de registro mucho más eficientes que los hasta ahora existentes para facilitar los trámites a los usuarios. Las novedades más importantes son:

Marcas “no tradicionales”

La primera novedad es la introducción de las marcas “no tradicionales”. Se excluye el requisito de representación gráfica – ya obsoleto en la Unión Europea y sustituido por la representación “de manera tal que permita a las autoridades competentes y al público en general determinar el objeto claro y preciso de la protección otorgad a su titular” – lo cual permitirá en Chile el registro de marcas tridimensionales, marcas olfativas, táctiles, marcas en movimiento, etc.

Patentes provisionales

Otra de las novedades introducidas por la Ley Corta será la introducción de las patentes provisionales, que permitirá que los inventores, las universidades, los centros de investigación y las empresas que inicien una tramitación, cuenten con doce meses para reunir aquella información que resulte necesaria. De este modo, durante el período mencionado, será posible evaluar la viabilidad de una solicitud, así como su escalabilidad y protección, sin que se pierda la prioridad.

Diseños y dibujos industriales

En relación con los diseños y dibujos industriales, esta nueva normativa permite optar por un procedimiento abreviado para el registro de dicha figura, sin necesidad de requerir examen de fondo, que podrá realizarse con posterioridad en caso de controversia.

Caducidad por falta de uso

Otro de los cambios surgidos con este nuevo proyecto Ley es la incorporación en dicha legislación de la caducidad por falta de uso. Hasta ahora, la Ley chilena no preveía la obligatoriedad del uso de la marca, lo cual se revertía en una situación de saturación de marcas en el mercado – y por supuesto, en el registro – que, en muchos casos, ni siquiera tenían un fin comercial ni tampoco se utilizaban. Con este nuevo proyecto se busca dar solución al mencionado problema, de manera que las marcas caducarán por falta de uso real y efectivo durante un plazo de cinco años (igual que en toda la Unión Europea). E igualmente, se permite la demanda por caducidad de la marca que haya pasado a convertirse en la designación usual del producto o servicio para el que estaba registrada, por haber perdido esta su capacidad distintiva. Cosa que, hasta ahora, tampoco se preveía en la Ley de Propiedad Industrial Chilena.

Delito de falsificación de marca y nuevo sistema indemnizatorio

Antes de la aprobación de este nuevo proyecto de “Ley Corta”, en Chile se sancionaba el uso de una marca ajena únicamente con pena de multa, mientras que, a nivel internacional, este uso ilegítimo puede llegar a constituir un delito en tanto en cuanto podemos estar hablando de falsificación. Con la nueva legislación, se tipifica también en el país latinoamericano por primera el delito de “falsificación de marca”, cuya sanción sería la pena privativa de libertad de hasta tres años.

Así mismo, se establece también un nuevo sistema indemnizatorio sui generis que permite sustituir la reparación por los perjuicios causados por una única suma “compensatoria” determinada, según la gravedad que alcance la infracción, y pudiendo alcanzar los 130.000 dólares.

Limitaciones al derecho de marca

A partir de su aprobación, la Ley permitirá ciertos usos legítimos de marcas ajenas. Esto es, el derecho del titular de una marca ya no podrá impedir que cualquier persona use, en el curso de operaciones comerciales, su nombre/ pseudónimo o el nombre de su antecesor en la actividad comercial, a no ser que dicho nombre pueda inducir a error o confusión a público consumidor. Lo que resulta más permisivo que lo que hasta ahora se venía prohibiendo.

Del mismo modo, el titular de una marca que incorpore conceptos geográficos, genéricos o descriptivos no podrá impedir que tales conceptos sean utilizados cuando su finalidad sea informar sobre el origen geográfico, de género u otra característica descriptiva del producto o servicio en cuestión; salvo, nuevamente, que ello pueda inducir a error o confusión a público.

Eliminación de las marcas de establecimiento comercial e industrial

Por último, la “Ley Corta” elimina la posibilidad de registrar marcas para establecimientos comerciales e industriales en Chile – categorías ya inexistentes en la gran mayoría de países de su entorno y de Europa – con el objetivo de estandarizar la normativa chilena con el derecho comparado. Así, se mantienen solo las marcas de productos y servicios de modo que, aquellos titulares de marcas de establecimiento que pretendan su renovación, deberán hacerlo como marcas de producto o servicio, buscando así respetar los derechos ya adquiridos por sus titulares.

Con todo, la nueva Ley chilena de Propiedad Industrial supone, en palabras de la directora del INAPI: “un salto cualitativo, que nos permite enfrentar con más y mejores herramientas, nuestro desafío país de convertirnos en un actor cada vez más relevante en materia de innovación, a nivel internacional”.

Jorge Muñoz Wilson y Sara del Río

Fuentes:

https://www.inapi.cl/sala-de-prensa/detalle-noticia/proyecto-de-ley-corta-de-inapi-concluye-exitosamente-su-tramitacion-ante-el-congreso
https://lexlatin.com/opinion/registro-marcas-nueva-ley-propiedad-industrial-chilena