Ecuador concede su primera Especialidad Tradicional Garantizada

marzo 2021

La riqueza cultural de los pueblos tiene distintas formas de expresión, una de ellas sin lugar a dudas es su gastronomía.    Los pueblos latinoamericanos al tener influencia extranjera desde la época de la conquista, tiene una gran variedad de productos agrícolas autóctonos y otros introducidos especialmente desde Europa que dan origen a platos únicos.

Cuando hablamos de las Especialidades Tradicionales Garantizadas, conocida por sus siglas ETG, nos referimos al signo que informa sobre las características específicas que posee determinado producto agrícola o alimenticio y que lo distinguen de otros de la misma categoría.   Las características diferenciales de acuerdo con la normativa ecuatoriana se deben ¨al uso de las materias primas, composición, elaboración o procesos de producción tradicionales, no ligados a una zona geográfica delimitada¨.[1] El titular de la ETG únicamente pueden ser asociaciones o agrupaciones de productores o fabricantes.

En Ecuador esta figura es de reciente aplicación, incorporada por el Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos, Creatividad e Innovación (COESCCI), expedido en diciembre del 2016; en contraposición a lo que sucede en los países europeos que tienen larga trayectoria en cuanto a protección de las ETG.  En la Comunidad Europea las ETG  se regularon  inicialmente por el Reglamento (CEE) No. 2082/92 del Consejo, de 14 de julio de 1992, relativo a la certificación de las características específicas de los productos agrícolas y alimenticios, y, posteriormente por Reglamento (UE) No 1151/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de noviembre de 2012 sobre los regímenes de calidad de los productos agrícolas y alimenticios,  existiendo en la actualidad, una variedad de productos protegidos bajo la figura de las Especialidades Tradicionales Garantizadas,  dentro de las que destacan productos insignias como el Jamón Serrano, Pizza Napolitana, Bacalao Curado Tradicional, Mozzarella, entre otros.

Los famosos panecillos hechos con harina de trigo, son parte de la identidad del pueblo de Cayambe, tradición, herencia culinaria y parte del acervo gastronómico ecuatoriano, el Servicio Nacional de Derechos Intelectuales (SENADI), mediante resolución No. 001-2021-SENADI-DNPI-ETG, del 18 de febrero del 2021, otorgó al “BIZCOCHO DE CAYAMBE” la protección como ETG.

Las ETG como herramienta de la propiedad intelectual busca mejorar las condiciones de su titular, otorgando valor agregado a sus productos; así como, excluyendo a terceros de usos no autorizados que puedan incurrir en engaño al consumidor.

Nadia Molina Camacho


[1] Art. 448 COESCCI